¿Cómo puedo saber si he comprado un buen Lomo de Bellota en Madrid?

Pues bien, una gran pregunta ¿Cómo elegir el lomo de bellota?

Por si no lo sabéis todavía, El lomo de cerdo ibérico es cada una de las dos piezas que están junto al espinazo del cerdo y bajo las costillas. Su forma suele ser cilíndrica.

Cuando compramos ibéricos bellota siempre nos queremos asegurar de comprar la mejor calidad posible.

Os vamos a dar las claves para que acertéis en vuestra compra y no os tomen el pelo a la hora de exigir la mejor calidad.

El lomo puro ibérico de bellota es una carne con mucho sabor y textura magra de alta calidad. Todo esto depende del tipo de alimentación a base de bellotas o piensos, que haya recibido el cerdo durante su etapa de crianza y de la raza del animal que viene determinada por sus progenitores.

Lo primero en lo que debemos fijarnos es en la veta del lomo. ¿Qué es la veta? La veta son los hilos blancos de grasa que puedes observar a simple vista en cualquier pieza ya cortada de lomo.

Un lomo con más veta tendrá un sabor más jugoso, pero con más grasa. Los que prefieren un lomo con menos grasa, nuestra recomendación es comprar un lomo con poca veta.

La curación de la pieza es otro aspecto a tener en cuenta que podemos preguntar al charcutero.

Para gustos colores. Si compramos un lomo muy curado y lo vamos a consumir poco a poco lo más probable es que se ponga duro rápido. Si os gusta así, ¡Adelante!

Si no es así, es mejor comprar uno que no este tan curado, pasados unos días después de la compra estará perfecto para su consumo. Pero no poco curado porque estará muy blando.

En nuestra opinión preferimos un lomo de bellota con poca veta, es decir, con poca grasa infiltrada.